Es el primer preso de Guantánamo juzgado y condenado.- Podría ser condenado a cadena perpetua. Un jurado militar ha considerado hoy culpable de apoyar terrorismo al yemení Salim Hamdan, antiguo chófer de Bin Laden. Se trata del primer preso juzgado y condenado por las “comisiones militares”, el tribunal paralelo creado por EE UU en la base de Guantánamo (Cuba) para los “combatientes enemigos” allí encerrados tras los atentados del 11 de septiembre y la invasión estadounidense de Afganistán. Era, además, el primer juicio por crímenes de guerra en EE UU desde la II Guerra Mundial. El jurado, compuesto por oficiales del ejército de EE UU, ha considerado a Hamdan, tras deliberar durante apenas ocho horas, culpable del cargo de dar apoyo logístico para actividades terroristas, aunque ha sido absuelto de dar apoyo logístico a Al Qaeda. Por el momento, sólo se ha dado a conocer el veredicto, no la sentencia, que podría ser de cadena perpetua. El tribunal ha fijado para esta tarde una vista para oír la sentencia.

Hamdan, con turbante y chilaba blancos, ha escuchado el veredicto de pie junto a sus abogados en la sala 1A de Campo Justicia, el tribunal de Guantánamo. Ayudado de audífonos para escuchar la interpretación de la sentencia, Hamdan se ha tapado la cara con las manos y ha roto a llorar al saber que ha sido declarado culpable.

El de Hamdan ha sido el primer juicio que ha llevado a cabo el tribunal creado en Guantánamo por la administración del presidente de EE UU, George W. Bush, para los internos de la base estadounidense. La “comisión militar” que ha juzgado a Hamdan es de hecho un tribunal de excepción no sujeto al derecho internacional ni al sistema judicial estadounidense. Pese a que el Supremo estadounidense ha concendido derechos a los internos de la base, la administración Bush ha decidido llevar adelante estas comisiones hasta sus últimas consencuencias, al menos hasta el final de la presidencia de Bush. Cerca de 800 presos han pasado por esta prisión, condenada por organismos de derechos humanos de todo el mundo. Actualmente quedan unos 300.

Los presos de Guantánamo fueron incluidos en una categoría creada tras el 11-S, la de “combatientes enemigos”, una forma de sortear las convenciones internacionales sobre prisioneros de guerra y los tribunales ordinarios de EE UU. Hamdan ha sido el primer preso de Guantánamo juzgado en este tribunal y el sujeto del primer juicio por crímenes de guerra en EE UU desde la II Guerra Mundial.