Inocente 27 años después. Un ciudadano de Dallas, que ha pasado más de dos décadas de su vida en prisión acusado de violar y asesinar a su novia, ha sido declarado inocente y puesto en libertad tras una prueba de ADN.

James Lee Woodward, de 55 años, fue detenido en 1980 por violar y estrangular supuestamente a su novia de 21 años en las cercanías del río Trinity, en el condado de Dallas. En 1981, fue sentenciado por el testimonio de dos testigos. Desde el primer momento y durante más de dos décadas entre rejas, Woodward ha defendido su inocencia pese a estar sentenciado a cadena perpetua.

“No hay palabras para expresar la trágica historia que ha tenido que soportar”, le dijo el juez a Woodard tras ser declarado inocente 27 años después. Dos pruebas distintas de ADN permitieron que el reo pudiese defender su inocencia ante el juzgado. Tras agotar todas las instancias, Woodard decidió acudir a Innocence Project, una organización ubicada en Nueva York y especializada en estudiar casos legales a través de pruebas de ADN. Esta organización ha demostrado la inocencia de 18 personas desde su existencia en Estados Unidos.

Decenas de personas se congregaron en la puerta de la corte de Dallas para aplaudir la salida de Woodard, que acaparó la atención de los medios locales del Estado de Texas. “Gracias a Dios, existe Innocence Project. Sin ellos, no sería libre, me habría podrido en la prisión”, dijo Woodard a la salida de la corte, que reconoció que no sabe lo que ahora le espera porque no ha pisado Dallas desde que los autobuses son azules. Y eso fue hace 27 años.